Blog ARG > Entrevistas  > Café con amigos  > #CaféConAmigos: Gabriela Gallo 
Charla sobre Comunicación Interna con Gabriela Gallo

#CaféConAmigos: Gabriela Gallo 

Su nombre es Gabriela Gallo, y es Auditora de Procesos de Recursos Humanos en Farmacias Vilela, cadena con 40 años de historia en el mercado argentino. Desde hace una década que Gabriela se desempeña aquí y es también en donde hizo su carrera; la firma, que empezó con 4 farmacias, hoy cuenta con 9 sucursales en zona norte y oeste, con más de 200 empleados y un crecimiento exponencial en los últimos años. 

Hoy, luego de habernos conocido en el último Foro de Comunicación Interna, Gabriela participa por primera vez en nuestro blog, compartiendo con nuestros lectores toda su experiencia en el sector como auditora. Café de por medio, obvio, comenzamos a charlar sobre sus comienzos en la disciplina.

 

-El ser humano es un ser cambiante -afirma-. Citando al psicólogo Michel Foucault, “evolucionamos a lo largo de los años”, por eso comencé por estudiar administración de empresas, algo que me pareció realmente interesante y me abrió las puertas a empleos que me permitieron adquirir experiencia y enriquecer mis conocimientos y habilidades en el entorno laboral.

-¿Y cómo es que pasaste de eso al área de RRHH, puntualmente a ser auditora?

-Al pasar los años, transitando mi propia evolución, entendí que necesitaba dedicarme a estar más cerca de la gente, tener un vínculo cercano. Dentro de mis alternativas surgió comenzar la carrera de Recursos Humanos, la cual curso actualmente en estado avanzado y que me permitió acceder a mi actual puesto, resultado de 10 años de trayectoria laboral dentro de Farmacias Vilela (empresa a la cual agradezco mi experiencia laboral). Durante este tiempo, se fueron generando nuevos puestos según las necesidades (y nuevas sedes), y comenzó a profesionalizarse la comunicación. Así que realizamos un trabajo conjunto desde RRHH con cada gerente de sucursal para hacer un seguimiento más cercano, junto con el equipo de marketing y comunicaciones.

-Wow, diez años es mucho tiempo. ¿Qué cambios puntuales percibiste en la Comunicación Interna de las Farmacias Vilela desde que comenzaste tu rol hasta hoy?

– Los cambios son constantes, se observan a lo largo y ancho de la organización, vamos creciendo, y entendiendo que si no hay comunicación difícilmente podamos desarrollar nuestros roles de manera organizada y transparente, sin fallas y fluidamente. La comunicación que estamos tratando de enfatizar refiere a una red comunicacional, donde podamos trabajar en equipo más allá de las distancias físicas. Sin comunicación fluida no evolucionamos en nuestras tareas, sería algo así como no adaptarnos al mundo actual donde las formas de comunicación son infinitas. Es una de las herramientas más importantes que tenemos dentro de la organización, sin comunicación el trabajo diario queda estancado.

– Hablás de una red comunicacional. ¿Qué tan importantes son los vínculos para lograr esta fluidez?

– Muy. Lo que más me gusta de mi rol como comunicadora es generar vínculos laborales sanos y transparentes, y generar acción e interés por los resultados. Todas las tareas y relaciones involucran comunicación, de ahí considero, y valga la redundancia, que es muy importante lograr una fluida comunicación laboral. 

– ¿Y qué se necesita para lograr eso, o a qué habría que prestar atención?

Un comunicador debe comprender que una buena comunicación mejora la competitividad de la organización, su adaptación a los cambios del entorno, además de  facilitar el logro de metas y objetivos, también satisface las necesidades propias y las de los otros participantes. Con lo cual estar abierto a los cambios constantes en las formas de comunicación, detenerse a observar lo que pasa en el entorno, escuchar, tener constancia y paciencia, considero que son herramientas muy útiles. Sobre todo nuestra actitud hacia la comunicación, nuestra apertura. Además, todos los medios de comunicación con los que contamos deben aprovecharse al máximo.

– Es un gran consejo, este de la apertura a los cambios. Va de la mano con la evolución que mencionabas al principio, esto de que sin comunicación fluida uno no puede adaptarse…

No me considero una gran consejera, pero una vez leí una frase que me parece interesante compartir. La frase es de un experto en RRPP, Robert Breth, y dice: “La acción de comunicar es muy semejante a la de respirar, como función natural que mantiene con vida a las personas… Déjese de respirar y se dejará de vivir… Una empresa sin comunicación no es posible”. Sin comunicación cualquier empresa muere y desaparece.

– ¿Y cómo podríamos hacer para evitar “la muerte” a la que hace referencia el experto de tu cita?

Considero que debemos tener en cuenta qué queremos decir cuando comunicamos, cómo queremos decirlo y de qué manera se transmitiría mejor el mensaje, sabiendo que siempre existe una diferencia entre lo que se transmite, recibe y percibe, por lo que debemos lograr un compromiso en la comunicación con el otro, fomentar la participación activa, la escucha, y trabajar sobre nuestras propias formas de comunicación.

– Sin comunicación cualquier empresa muere y desaparece, de acuerdo… ¡Y sin cafeína morimos nosotros! ¡Mozo, dos más por favor! Gracias Gaby por esta charla, te invitamos a disfrutar de otra vuelta de café.