Blog ARG > Artículos Vector C  > La CI genera vínculo

La CI genera vínculo

Como responsables de comunicación interna en las empresas, constantemente pensamos en el plan de comunicación, en los vehículos, en los mensajes clave. Sin embargo ¿cuán a menudo pensamos en el vínculo que estamos colaborando a establecer  ¿Somos conscientes de que lo que decidimos en términos de plan, vehículos y mensajes está configurando una particular relación entre la organización y sus colaboradores? Esas decisiones que hoy estamos tomando ¿están generando el tipo de vínculo que la organización desea y necesita? Este vínculo ¿satisface al colaborador y le permite desarrollarse plenamente al tiempo que aporta su valor a la organización?  Para hacernos un tiempito y reflexionar sobre estas cuestiones les compartimos un extracto del libro “Personalizar el vínculo con la tecnología” de Francisco Albarrello*.

Poner al medio en función del vínculo

Un error recurrente es pensar primero en qué medio me puedo comunicar con el otro y luego, en función de eso, condicionar  o limitar el contenido de lo que voy a  comunicar.  También podemos sobredimensionar las posibilidades del medio creyendo que por el solo hecho de utilizar esa tecnología el otro va a poder entender todo lo que quiero decir.  Incluso a veces no me importa mucho que el otro me entienda, sino que solamente quiero “informarle” algo.   

Debemos invertir los términos: primero debo pensar en el vínculo con el otro, y en función de lo que voy a comunicar para construir ese vínculo, decidir qué medio voy a utilizar (para lo cual debo conocer sus posibilidades y deficiencias).  O también, si no puedo en ese momento más que utilizar un medio disponible, conociendo sus posibilidades y limitaciones, pensar muy bien qué es lo que le voy a comunicar al otro y qué me voy a “guardar” para expresarle más tarde cuando lo pueda ver cara a cara si se da la posibilidad.  Este es un gran desafío en la cultura digital, ya que la propuesta de la rapidez y la eficiencia en la comunicación muchas veces va a contramano del cuidado del vínculo. 

Entonces, poner el medio en función del vínculo implica colocar a la persona en el centro de la comunicación, pasar del mero contacto a la generación de un vínculo.

* Francisco Albarello es Doctor en Comunicación Social (Universidad Austral).  Docente e investigador.  Autor de numerosos libros y artículos referidos a tecnología, comunicación y educación.