Blog ARG > Artículos Vector C  > La Comunicación Interna ¿influye en la felicidad de los empleados?

La Comunicación Interna ¿influye en la felicidad de los empleados?

20 de Marzo.  En la mañana, al hojear el diario o al encender la tele para ver el pronóstico antes de salir para el trabajo, muchos nos sorprendimos con una noticia: ONU dispuso que todos sus países miembro conmemoren en esta fecha “el objetivo humano fundamental” de la FELICIDAD.

Tal vez algunos lo comentamos con alguien en la oficina y sin dudas todos nos quedamos reflexionando: “Hoy es el Día de la Felicidad ¿estoy para celebrarlo? Justo hoy que tengo por delante un día de trabajo…”.  Cada uno de nosotros sabe cómo finalizar esta frase, un día de trabajo: lleno de mails para responder, lleno de clientes para ir a visitar, lleno de documentación para completar, etc., etc., etc.

Esto nos genera un planteo interesante: [highlight]Felicidad y Trabajo.  ¿Es una combinación posible?[/highlight]

Es un planteo interesante no solo para cada uno de nosotros en tanto trabajadores, sino que hay muchos profesionales expertos en management, administración de empresas, recursos humanos que hace tiempo vienen ahondando en este asunto.

¿Por qué el interés?  Según Margarita Álvarez, Directora de Marketing y Comunicación de Adecco (consultora que en 2012 llevó adelante la “III Encuesta Adecco la Felicidad en el Trabajo”): “La felicidad en el trabajo ayuda a que las personas sean más creativas y trabajen mejor en equipo.  Los empleados felices lideran y negocian mejor que el resto y se adaptan mejor a las situaciones de estrés y drama, en definitiva, son más productivos”.

Conclusión: todos los trabajadores queremos ser felices en nuestras actividades laborales y todas las empresas están interesadas en que así sea.  Ahora bien ¿qué hace que una persona sea feliz en su trabajo? Encuestas como las que realiza Adecco nos dan algunas pistas.

 

estudio (factores importantes)

 

Por supuesto, estas pistas (al igual que las que proveen muchas otras encuestas profesionales respecto de este tópico) deben ser interpretadas a la luz de su contexto temporal, espacial y cultural.  Y de ningún modo nos deben llevar a realizar reduccionismos al estilo de “los 7 pilares para la felicidad del trabajo”, “las 4 claves del empleado feliz”.  Sin embargo, si así lo hiciéramos no deberíamos perder de vista que “esos 7 pilares o 4 claves” son guías y no dogmas incuestionables. Caso contrario estaríamos ayudando a propagar “una psicosis generalizada” que nos llevaría a todos, por ejemplo, a realizar un curso de estilismo porque (de acuerdo a algunos indicadores) entre los profesionales más felices se encuentran los coiffeurs.

El “arjé” de la felicidad (cuál es su principio fundamental, cómo alcanzarla, qué significa realmente) ya quitaba el sueño a los primeros filósofos de la humanidad, pero en términos de felicidad laboral nos encontramos en los albores de su estudio.  No obstante, hay indicios de que este estudio avanza a pasos agigantados.  Vale como prueba de ello mencionar que la Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas va por la tercera edición de la Conferencia Internacional de Felicidad en el Trabajo; espacio en el que más de mil asistentes y cincuenta ponentes se congregan para discernir acerca del bienestar de las personas en su actividad productiva.

El conocimiento del hombre sobre el hombre se profundiza, vamos aislando variables que lo estimulan positivamente en su jornada laboral.  Cabe preguntarse, entonces, si las empresas están dispuestas y en condiciones de cumplir con los factores que hacen que sus colaboradores sean felices.

Aunque hasta ahora la felicidad haya sido un aspecto relegado en la cultura empresarial, tal como mencionáramos en párrafos precedentes cada vez hay una mayor conciencia acerca de que contar con una plantilla feliz puede ser la clave para diferenciarse de la competencia.  En consecuencia,[highlight]comunicación efectiva[/highlight] se está trabajando mucho al respecto y el enfoque del empleado como cliente interno ofrece una excelente visión sobre este tema.

Este enfoque utiliza los mismos parámetros con que se atiende a los clientes externos: genuino interés y conocimiento de sus necesidades, comunicación efectiva para influir significativamente en ellos, y búsqueda deliberada de lealtad y preferencia por la empresa.

De esta manera, se generan oportunidades para el desarrollo integral del cliente interno, que implican mecanismos de valoración, reconocimiento y apoyo para que cada día el talento humano armonice más y mejore su realización personal, laboral y social.  Ya lo decía Stephen Covey “las relaciones efectivas y duraderas requieren un beneficio mutuo”.

¿Qué significa la felicidad? ¿Qué cosas nos hacen felices?  Cada uno de nosotros tiene su personalísima respuesta a estas preguntas.  Si bien existen algunos principios universales que nos alcanzan por igual a todos los seres humanos, incluso la jerarquía o prioridad que le adjudiquemos nos diferenciará a unos de otros.  Si cernimos la cuestión al ámbito laboral, probablemente la tendencia siga siendo la misma.

De allí el arduo trabajo que tienen por delante las empresas, para comprender esta cuestión en su verdadera dimensión.

A su vez, cada persona -en su rol productivo- deberá abrirse paso hacia su propia felicidad, buscar el contexto que le resulte más beneficioso en este sentido.

Si pensamos que el éxito no da la felicidad pero la felicidad puede dar el éxito, el esfuerzo vale la pena.

 

Otros Datos

Ranking de Felicidad

Por Gabriela Caselli – gabriela.caselli@vectorc.com.ar