Blog ARG > Entrevistas  > CI en Zapatillas  > #CIenZapatillas: Marcos Benedit

#CIenZapatillas: Marcos Benedit

¡Seguimos con nuestra sección favorita! ¿Que por qué es nuestra preferida? Fácil: porque les permite participar de nuestro Blog a todos aquellos referentes e interesados en la Comunicación Interna, compartiendo sus respuestas, pensamientos, ideas, creencias… En sí, aportando a la CI desde distintos lugares (empresas, ONG, instituciones educativas y consultoras).

Hoy sumamos a este ping pong de preguntas y respuestas a Marcos Benedit. Desde hace 10 meses, Marcos es el Jefe de Recursos Humanos de Cagnoli (¡sííí, los salames de Tandil!). Antes de que se nos siga haciendo agua a la boca, compartimos sus respuestas. ¡Gracias Marcos por participar!

 

¿El medio es el mensaje?

NO (lo puso así grande en mayúsculas, lo cual dice mucho).

¿Una imagen vale más que mil palabras?

Definitivamente.

¿Cuál es el desafío del comunicador interno?

Comunicar en tiempo real lo que la empresa realmente necesita, cautivando al público interno con mensajes claros, simples y amigables.

¿Qué es lo más importante en Comunicación Interna?

Hacerla a tiempo, escuchar a tu gente y medir su efectividad.

¿Qué consejo le darías a alguien que recién empieza a trabajar en Comunicación Interna?

No te aísles, estate siempre cerca del negocio y de la gente para entender cómo piensa.

¿En qué otra área te hubiera gustado trabajar si no fuera Comunicación Interna?

Viniendo de los Recursos Humanos, estoy dando mis primeros pasos en CI.

“Lo más importante de la comunicación es escuchar lo que no se dice”. ¿Qué pensás?

Hay que ser muy perceptivo para lograr eso. Si lo hacés, tené cuidado con los juicios infundados, repreguntá.

Ping pong final: Por favor, elegí una (¡o más!) de las siguientes preguntas y contestala.

¿Mate, te o café? Café sin acidez.

¿Cuál es tu frase de cabecera? ¿Víctima o Protagonista?

¿Madrugar o trasnochar? ¿No valen las dos?

¿Un superhéroe? Los que hacen caridad sin que se la pidan.

¿Una cábala? Intentar de confiar en mí.

¿Un toc? Me divertiría tener alguno.