Blog ARG > Casos CI  > #CasosCI: Pizza e innovación

#CasosCI: Pizza e innovación

La innovación en los negocios es hoy en día uno de los activos intangibles más importantes que puede llegar a tener una organización. Por eso, nos pareció pertinente traer hoy a nuestro blog un caso que se centra específicamente en este tema.

¿Cómo podemos promover la innovación en la empresa? Esta pregunta es, sabemos, realizada en muchas áreas de diversas organizaciones (independientemente del rubro o tamaño de las mismas). Por un lado, la diversidad en la composición de sus colaboradores (edad, género, experiencia, intereses, etc.) favorecerá sin dudas a que haya más propuestas o ideas novedosas. Pero también es necesario fomentarlas explícitamente: generar espacios de experimentación, abolir las “respuestas incorrectas” y fomentar la creatividad puede ser una manera, mucho mejor aún si le sumamos a estos espacios una cuota de originalidad. Y cuando se trata de experimentar, Bayer siempre dice “presente”.

Pero para innovar hay que tener energías. Es por eso que esta farmacéutica destinó la hora del almuerzo de los viernes para este espacio de creación e innovación, alentando la curiosidad mientras los colaboradores pueden disfrutar de un menú digno de la previa del fin de semana: pizza. ¡Porque al cerebro, al igual que a la creatividad, hay que alimentarlo! Así nace Pizza LAB, el espacio donde lo único permitido es experimentar, probar nuevas tecnologías y, de paso, disfrutar de una rica comida con los colegas de trabajo.  “Pizza LAB surgió como idea para impulsar dos necesidades que teníamos, por un lado la de fomentar la innovación dando a conocer las tecnologías emergentes y permitiendo que los colaboradores puedan experimentar con ellas, y por el otro lado desarrollar los cuatro comportamientos clave (orientación al cliente, experimentación, colaboración y confianza) que Bayer definió a nivel interno de forma global” nos cuenta Federico Ravizzini, líder de este proyecto.

Bajo el slogan “Conocé para crear. Experimentá para innovar”, en cada ciclo de Pizza LAB (de 4 viernes de duración) se trata una tecnología distinta. ¿Cómo? Mediante una charla con un experto a modo de apertura y con 3 encuentros de experimentación de una hora y media de duración cada uno. Así, en cada Pizza LAB se conocen y experimentan las últimas novedades tecnológicas: impresión 3D, realidad aumentada / virtual, inteligencia artificial, big data, bots, internet de las cosas, bitcoins, blockchain Cada uno de estos términos (para muchos tan distantes) es explicado y experimentado por los colaboradores, sin importar que tengan o no relación directa con sus quehaceres en la organización. Porque, como sabemos, la creatividad puede alimentarse de las experiencias menos pensadas. “Nos pasaba que la gente había escuchado hablar de ciertas tecnologías pero no había un claro entendimiento de las mismas, o se veían como algo muy distante y muy pocos las habían visto en la práctica. Así que con la idea de aprovechar el tiempo del almuerzo para aprender algo nuevo y cruzando estas dos necesidades es que surgió Pizza LAB”, agrega Federico.

Este proyecto de Bayer IT Cono Sur fue nominado por Bayer Alemania como una de las 10 iniciativas más innovadoras de toda la compañía a nivel mundial. Este sector de la empresa fue el que ideó el programa y organizó los encuentros de experimentación. Y como en toda iniciativa importante, la Comunicación Interna no puede quedar afuera. Desde Vector C estamos felices de haber colaborado con la difusión de estos eventos y de generar la campaña de comunicación del programa.

Por su parte, los colaboradores que pasaron por esta experiencia dejaron sus testimonios: “Es algo muy interesante que nos invita a pensar en nuevas tecnologías”, “Cada uno puede aportar la idea que quiera”, “Excelente, esta iniciativa estaba faltando en Bayer”, “Pizza LAB nos permite poner nuestras ideas en práctica sin tener miedo de equivocarnos”, “Explican con términos simples algo que me parecía muy complejo”, fueron algunas de las palabras con las que expresaron su satisfacción con el proyecto.

Así que recuerden: a la tradicional frase “panza llena, corazón contento” siempre podemos agregarle una cuota de innovación.