Blog ARG > Trends  > Tendencias y “predicciones” de Comunicación Interna para el 2018

Tendencias y “predicciones” de Comunicación Interna para el 2018

Les compartimos nuestras predicciones (basadas en estudios y en la propia experiencia) sobre lo que serán las tendencias de Comunicación Interna de cara al 2018. ¡Escuchamos sus opiniones y sugerencias!

 

Vincular el objetivo de los colaboradores con el propósito del negocio es cada vez más importante

Miren lo que reveló Deloitte en un estudio del 2017: solo un 22% de los colaboradores encuestados expresó que la capacidad de su empleador para realizar la alineación entre los objetivos personales y los organizacionales es baja. En un 55%, adecuada. Un 23% dijo que es excelente. Es decir, que las organizaciones están invirtiendo tiempo, dinero, y Comunicación Interna en lograrlo (estos valores son superiores a los del mismo estudio realizado en 2016).

Y esto no queda solamente en los papeles de las encuestas: este otro estudio indica que el 50% de los millennials estarían dispuestos a resignar parte de su salario a cambio de trabajar para una organización cuyo propósito coincida con sus propios valores. Dado que esta generación representará el 75% de la fuerza de trabajo dentro de diez años, es conveniente comenzar a tener estos números en cuenta.

Si bien Comunicación Interna no es el área encargada de definir el propósito del negocio, sí está dentro de sus funciones darlo a conocer, y generar un cambio tal en los colaboradores que les permita no solo estar informados acerca del mismo, sino también apropiárselo para convertirse en verdaderos agentes de cambio y generar el retorno esperado para la organización.

El colaborador involucrado en el mensaje

Cada vez más, los colaboradores comienzan a tomar protagonismo en el armado y difusión de los mensajes y campañas, aliándose con el área de Comunicación Interna, Recursos Humanos, e incluso Marketing o Asuntos Corporativos. Esto genera no solo credibilidad (ya que son los mismos empleados los que salen a hablar por la compañía), sino que también trae aparejado un nivel de compromiso con el mensaje mucho mayor.

Chequeen esta campaña de nuestro cliente: los colaboradores no solo ayudaron a definir los nuevos valores de la empresa sino que también participaron activamente en la difusión de los mismos, a través de una importante campaña en la que fueron protagonistas.

También comienzan a aparecer cada vez en más fotos y videos destinados a cruzar la barrera de lo interno, sobre todo para posicionar a las organizaciones como marca empleadora (en Linkedin y otras redes sociales).

Un mundo audiovisual

Un estudio de la revista Forbes reveló que el 75% de los ejecutivos miran videos de negocios al menos una vez por semana, mientras que el 65% de ellos –además- ingresó a visitar la página web de quien generó el contenido audiovisual. Click. Conversión.

Por otro lado, otro estudio indicó que el 55% de los usuarios miran los videos hasta el final, mientras que cuando se trata de artículos o posteos de blogs, solo el 29% los lee por completo (¡por eso nuestros artículos son breves! Todo calculado 🙌🏼).

No es necesario ir al área empresarial para corroborar esta tendencia. Redes sociales personales como Twitter, Facebook, Instagram o Snapchat permiten grabar videos, hacer “stories”, incluso algunas habilitaron hace un tiempo la función de transmitir en vivo lo que está sucediendo. Es la era del reinado audiovisual.

La oficina ya no queda en “la oficina”

El home office está ganando la pulseada, y los colaboradores están muy agradecidos. Gracias a que el tema de conciliación laboral se puso en boga en los últimos años, muchas organizaciones otorgan una jornada a sus colaboradores para que puedan trabajar de manera remota. Esto representa un cierto desafío para Comunicación Interna, que ya no tiene un público “cautivo” dentro de las paredes de la oficina. Habrá que buscar maneras novedosas y creativas para comunicarse con los colaboradores en sus días de “home”. El video (mencionado anteriormente), las plataformas digitales interactivas que poco a poco van compitiendo con las intranets y las apps mobile parecen una excelente alternativa.

Más que concentrarse en el engagement, las organizaciones deberán tender a enfocarse en la experiencia global del colaborador

En el mismo estudio mencionado en un punto anterior, Deloitte descubrió que cerca del 80% de los ejecutivos posicionaron a la experiencia del colaborador como muy importante o importante. Sin embargo, un 59% expresó que sus empresas no estaban listas para encarar este cambio cultural. Se presenta entonces como desafío unificar todos los programas de Recursos Humanos, y salir a comunicarlos como algo total, holístico, que no solo favorece al Employer Branding, sino que realmente genera una experiencia 360 para los empleados: desde temas como conciliación laboral, alineación de propósitos (expuesto en el punto 1), hasta proveer programas que sean de interés para una fuerza de trabajo multi generacional y sumar programas comunitarios o sociales de interés. Todo esto no significa que las organizaciones dejen de concentrar sus esfuerzos por lograr el compromiso de sus colaboradores, muy por el contrario, deberán esforzarse más, pero pensando en acciones vinculadas entre sí, con sentido (incluyendo temas culturales, recompensas, planes de carrera etc. que hasta el día de hoy se toman como programas separados).

¿Qué piensan?