Blog ARG > Artículos Vector C  > Vehículos: conduciendo los mensajes efectivamente

Vehículos: conduciendo los mensajes efectivamente

¿Cómo comunico los mensajes una vez que sé lo que tengo para decir?

La respuesta: vehículos (o medios internos de comunicación).

Analicemos un caso:

Somos encargados de un área de Comunicaciones Internas y el CEO nos transparentó los objetivos que se plantearon este año para el negocio.

Tenemos números, planillas, presentaciones powerpoint de la casa matriz de nuestra empresa en USA… mucho material.

Nos sentamos a analizarlo y definimos algunos mensajes clave.

Los validamos con los interlocutores calificados: Gerente de Finanzas, Gerente de Nuevos Proyectos, Gerente de Marketing…o con el Directorio entero (validar es comprometer, a no olvidar).

En definitiva, tradujimos a palabras cercanas a los colaboradores los conceptos que deben priorizar este año, no importa a qué se dediquen ni cómo decidan hacerlo. Todos los caminos deben conducir a la realización de los objetivos y los focos traducen esta estrategia.

Diría entonces que sabemos qué decir.

Ahora debemos preguntarnos: ok, y cómo lo comunico?

 

Acá es donde aparecen los vehículos.

Vehículo, dícese de un medio de transporte de personas o cosas. Aquello que sirve para conducir o transmitir fácilmente algo. Transporta. Transmite. Vendrían a ser como el “taxi” que nos lleva desde donde estamos hasta donde sabemos que queremos llegar.

 

Vehiculos

 

Los vehículos pueden ser mediatos o inmediatos. ¿Cómo es esto? Como su nombre lo indica.

Para llegar a los empleados, podemos elegir vehículos “cara a cara” o vehículos que median entre la persona y el mensaje que se busca transmitir.

¿Cuáles son más efectivos? ¡Los imediatos, por supuesto! Son interpersonales, dan lugar a la pregunta, repregunta, incluyen la dimensión del lenguaje gestual, y, bien coordinados, permiten orientar la interpretación y no librarla al azar.

Estos son, por ejemplo: los desayunos de trabajo o “cafecitos” o “mateadas” (dependiendo de la empresa en la que se implementen); las reuniones inter e intraequipos; los encuentros con el CEO; las rotaciones de empleados, los “on the job” y tantos más como nuestra imaginación y la de nuestros empleados proyecten (cocreación: un término sinérgico en materia de comunicaciones internas).

¿Cuáles tienen un grado de efectividad menor, pero no por esto son menos necesarios? Los mediatos, es decir un newsletter, un house organ, un mural, una cartelera, un folleto…y hasta los no tradicionales, que por su formato novedoso, sorprenden y amplían la receptividad de los destinatarios.

 

¿Cuál es el mejor? ¿Cuál es el kit que mi empresa necesita? ¿Cuál es la fórmula mágica?

Acá la respuesta es simple: trabajamos con gente, con sujetos, no con objetos. Son personas que reflexionan, que cambian, que evolucionan (a veces gracias a nuestros aportes de comunicación interna!) y que, por ende, tienen necesidades diferentes y cambiantes.

La mejor solución será la que, previo diagnóstico, más se adecuará a las reales y profundas necesidades organizacionales (ni sólo a lo que nos diga la gente, ni sólo a lo que percibamos, ni sólo a lo que relevemos…sino a la suma de todo ello y más).

Cada empresa es única y cada solución debe también serlo.

Quien acierte con la fórmula habrá conocido en profundidad su audiencia y la habrá sumado al área de comunicaciones internas, que debe ser un ámbito de coparticipación y gestión compartida.

publicado por Vanina Wild